La crianza en botella
08/05/2015

La crianza en botella

El encanto de ser propietario de una generosa cantidad de botellas prolijamente dispuestas en estantes lejos de la luz y el calor, para poder abrir en una ocasión especial después de algunos años, es probablemente el sueño de todo amante del vino. Sin embargo, la duración de la crianza en botella es una práctica que varía de acuerdo a distintos factores, como el tipo de uva, la técnica de vinificación y el tipo de vino.

La crianza en botella es la etapa posterior a la fase oxidativa (en barrica), es cuando concluye el envejecimiento del vino cumplimentando su estado evolutivo al enriquecer sus sabores. En la botella se afina y se redondea, potenciando su aroma de la mano de las sustancias existentes en el ambiente reductor (sin oxígeno) de la misma. De este modo adquiere una mayor complejidad y elegancia, prueba de ello es que la crianza en botella de los grandes vinos puede alargarse durante muchos años.

En esta etapa la botella debe colocarse horizontalmente para evitar que el corcho se seque, pierda su elasticidad y permita la entrada descontrolada de oxigeno y en consecuencia se logren sensaciones desagradables en el vino. Por otra parte, las botellas deben ser de vidrio oscuro para evitar que la luz afecte la crianza en botella.

Clasificación de los vinos según su tiempo de crianza

Vino joven: vinos que se consumen durante el mismo año que fueron embotellados, se caracterizan por ser frescos y afrutados.
Vino de crianza: vinos que han tenido un tiempo de reposo mínimo de 24 meses, de los cuales 6 meses han sido en barrica.
Vino de reserva: vinos de buenas añadas que han estado en reposo durante al menos 36 meses, de los que por lo menos 12 meses han sido en barrica.
Vino de gran reserva: vinos excepcionales que han permanecido 60 meses en estado de reposo, de los cuales 18 meses han estado en barrica y el resto en botella.

Con el fin de apreciar sus mejores características, generalmente los productores de vino colocan las botellas en el mercado cuando es el mejor momento para ser consumido. Así es que los vinos blancos y rosados, salvo muy raras excepciones, se deben consumir lo antes posible. En cuanto a los vinos tintos, el mismo productor en muchos casos ya ha procedido a la crianza en su bodega durante el tiempo dictado por el Consejo Regulador de las diferentes Denominaciones de Origen.

Sería deseable que todos los productores indicaran en las etiquetas el tiempo recomendado de crianza, la cantidad de tiempo después del cual el vino probablemente comenzará a disminuir en calidad. A decir verdad, existen algunos fabricantes que indican en las etiquetas de sus vinos el número estimado de años en los que el vino puede ser guardado, este es un detalle que genera admiración y estima en los consumidores, dado que suministran, de ese modo, un importante punto de referencia.

Sacar de la bodega una botella de vino que había sido dejado allí para descansar durante unos años es comparable con encontrar a un viejo amigo al que no se ha visto desde hace mucho tiempo y que tiene muchas cosas nuevas que contar. Lo escuchamos con placer, encantados por las maravillosas características que ha adquirido durante su viaje.

Ver todos los vinos
Vinos

Nuestras recomendaciones

Enoturismo

Otras Experiencias Garzón

  • Día del Enoturismo
    Enoturismo

    Día del Enoturismo

    Disfrutá del fin de semana del enoturismo en Garzón

  • Garzón Premium Experience
    Enoturismo

    Garzón Premium Experience

    Descubra los rincones secretos de la bodega y el viñedo mientras degusta nuestros vinos más icónicos

  • Tour Garzón Single Vineyard
    Enoturismo

    Tour Garzón Single Vineyard

    Deléitese con la hermosa vista y visite la bodega mientras degusta vinos de la línea Single Vineyard

  • Tour Garzón Reserva
    Enoturismo

    Tour Garzón Reserva

    Deléitese con la hermosa vista y visite la bodega mientras degusta vinos de la línea Reserva