Uruguay: tierra de vinos y paisajes increíbles

Ubicado entre Brasil y Argentina, Uruguay se erige como uno de los países más importantes en el mundo vitivinícola latinoamericano. Su emplazamiento -en la misma latitud que Argentina, Chile, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda- y su clima templado favorecen el cultivo de la vid en todo su territorio. No obstante, la zona central y la zona litoral del país albergan el mayor número de bodegas y su producción se incrementa cada año.

Actualmente, de sus 19 departamentos, 15 cuentan con actividad vinícola. El país produce más de 90 millones de litros de vino y presenta 9.000 hectáreas de viñedos en las que predomina el trabajo familiar de cepas tintas como Tannat, Merlot, Cabernet, Malbec y blancas como Sauvignon, Chardonnay, Semillón, o Riesling entre otras. Cepas que reposan sobre llanuras de suelo arcilloso y tierras pedregosas en un paisaje exótico y sorprendente, marcado por la influencia de las brisas del Océano Atlántico.

Tannat: emblema del vino uruguayo

Uruguay es reconocido en el mundo por el Tannat, variedad que se ha convertido en la más emblemática del país por su sabor único y aterciopelado y sus innumerables premios internacionales. Su producción es más significativa que la de las regiones nativas de la cepa, en el sudoeste de Francia, y presenta además particularidades locales que la hacen única. Fruto de esta identidad, el mundo se abrió al resto de vinos producidos en Uruguay, vinos prometedores, distintos y con un profundo carácter local.

Tradición y cultura

El carácter minucioso y evolutivo de sus bodegueros ha marcado esta actividad tan tradicional y arraigada en el país. Las bodegas han perfeccionado el oficio de generación en generación, extendiendo los primeros viñedos desarrollados por europeos a una cultura que identifica a la región y con la que la región se siente identificada. Cada copa de vino uruguayo encierra siglos de historia, secretos y transformación y el vino se ha convertido en parte de su historia, de su tradición y de su economía.

El país se ha erigido en los últimos años en uno de los destinos de enoturismo más interesantes de la región donde disfrutar de la calidad de sus vinos autóctonos y de sus cepas, enmarcadas en un paisaje poco convencional. Pero Uruguay es algo más que vino, es un postal. Inolvidable gracias a su naturaleza privilegiada, a sus playas paradisíacas, a sus idílicas colinas, es gastronomía, marcada por su cocina charrúa, y es cultura genuina e inimitable, influenciada por su herencia europea.

La amabilidad gaucha te espera, mate en mano, para descubrirte esta tierra de vinos únicos, paisajes increíbles y experiencias irrepetibles. Te esperamos en Punta del Este, en Bodega Garzón, donde la naturaleza y el lujo se fusionan en nuestros vinos.